Normalmente se dice que el retrato es la foto de la cara de una persona o de un grupo de personas.

Sin embargo la fotografía de retrato debe ser llevada mas allá y para eso se deben tener en cuenta una multitud de detalles para llegar a un determinado resultado final.

Para eso las fotografías no deben solo mostrar la belleza física del sujeto del retrato, como puede ser el objetivo en un Book fotográfico de estudio, sino que además debe mostrar el alma del fotografiado a quien observa la imagen y enseñar el contexto particular del retrato.

En un retrato editorial, un reportaje en un entorno más profesional o empresarial o en la naturalidad cotidiana del fotografiado, preparado o espontaneo…

Todas estas fotos, necesitan de tratamiento técnico especifico a la hora de la toma de la foto y del procesado final que solo un fotógrafo profesional puede dar.

Contacte sin ningún compromiso con Juan Caraballo fotógrafo AQUÍ